9 métodos de gestión del tiempo que facilitan el trabajo

Aquí hay 9 métodos de gestión del tiempo para las personas que no pueden planificar su tiempo correctamente.

gestión del tiempo en el trabajo
Consigue una mejor gestión del tiempo en el trabajo con estos trucos

Si eres un adulto, lo más probable es que tengas una vida muy ajetreada e intentes sacar tiempo para todo y hacerlo todo a tiempo. Si eres un profesional en activo, esto puede ser un poco difícil. ¡Tienes millones de tareas que hacer en 8 horas! Pero, ¿cómo se las va a arreglar para hacer todo?

Sabemos que se hace esta pregunta todos los días, ¡porque todos lo hacemos también! No es fácil gestionar el tiempo de forma inteligente y adecuada y lograr la máxima eficiencia. Sin embargo, hay algunos métodos de gestión del tiempo que pueden ayudarle a gestionar sus tareas con facilidad. Para ayudarte, aquí tenemos una lista de 9 técnicas de gestión del tiempo que puedes probar.

1. Planificar el día con antelación

Si planificas tu día de antemano por la noche o antes de empezar a trabajar y haces una lista, ¡sorprendentemente tendrás tiempo para todo lo que hay en la lista! Esta es una de las técnicas de gestión del tiempo más probadas del mundo.

Si escribes de antemano todo lo que tienes que hacer, quizá en orden de más a menos importante, trabajarás más rápido y con más eficacia que antes.

2. Aprender a decir “no

Por supuesto, quieres que te mencionen en tu lugar de trabajo como una persona trabajadora y práctica, pero no puedes decir “sí” a todo, lo que podría llevarte a sobrepasar tus límites y acabar con la ansiedad laboral.

No hay nada de malo en decir “no” al trabajo extra para hacer tu propio trabajo de forma más clara y ordenada. Tal vez encuentre a alguien que pueda hacer el trabajo mejor que usted y trate de delegar. Es más saludable para todos.

3. Prioriza tus objetivos

Si no se fijan objetivos, es posible que se pierda en el trabajo. Por lo tanto, hay que priorizar las tareas y empezar siempre por la más importante. Si haces las tareas más importantes y urgentes con antelación, tendrás más tiempo de alivio para el resto del día y trabajarás con más eficacia.

4. Hacer descansos

No te olvides nunca de hacer descansos mientras trabajas. Si trabajas muchas horas, puedes aburrirte de lo que haces y eso puede frenar o acabar con tu productividad. Pero si hace descansos regulares, como una pequeña siesta, 5 minutos de charla con su colega, un pequeño paseo, una pausa para tomar café o una llamada telefónica con su pareja, volverá al trabajo en un estado mejor y más motivado.

5. Establecer objetivos

No hay nada más emocionante que una persona que sabe lo que quiere hacer. Cuando te fijes objetivos, ya sean diarios, semanales, mensuales o anuales, podrás saber lo que quieres y pasar a la acción para conseguirlo.

Cuando tengas objetivos, trabajarás para hacer realidad tus sueños. Estarás más motivado, serás más creativo y más productivo. No se puede creer el cambio que se produce en la plantilla cuando se fijan objetivos. Pruébelo y verá de qué estamos hablando.

6. Eliminar las distracciones

En la era moderna, todo el mundo tiene una distracción. En el pasado, la distracción podía ser alguien de la oficina del que estuvieras enamorado, pero hoy es más probable que sean tus smartphones. Todo el mundo tiene algún tipo de distracción en su teléfono, para algunos es Candy Crush, para otros es Twitter, Instagram o Facebook y para otros es Tinder.

O tal vez tengas una adicción a los mensajes de texto. Pero consultar constantemente el teléfono mientras trabajas no es productivo y probablemente no acabe con éxito. Así que intenta aprender a decir “no” a tu teléfono mientras trabajas, y recuerda que puedes volver a consultarlo durante un descanso.

7. Recompensarse a sí mismo

Si tienes una recompensa al final de un trabajo, te resultará más fácil trabajar en él. Cuando uno sabe que será recompensado al final del trabajo, puede estar más motivado y ser más productivo. La recompensa puede ser cualquier cosa; tal vez una camiseta pequeña y cara que hayas visto en una tienda, tal vez tu comida favorita en un restaurante o tal vez una entrada de cine para una nueva película. Todo depende de ti.

Pero estamos seguros de que si hay una recompensa al final de una tarea, ya sea pequeña o grande, ¡trabajarás mejor que nunca para ganártela!

8. Establecer límites de tiempo

Si te pones límites de tiempo mientras trabajas, verás que holgazaneas menos y trabajas más. Eso es porque es la naturaleza humana. Incluso si eres tú quien establece un límite de tiempo para tu trabajo, tu cerebro empezará a pensar automáticamente en el límite de tiempo y se centrará más en el trabajo.

De este modo, estarás más centrado en tu trabajo y cerrado a los factores externos. La próxima vez intenta ponerte límites de tiempo en el trabajo, ¡verás que realmente funciona muy bien!

9. Completar una única tarea

Aunque en el mundo moderno la multitarea se presenta como la habilidad perfecta para un empleado, en realidad no es saludable y puede dañar el cerebro. Cuando te ocupas de más de una tarea al mismo tiempo, se reduce tu productividad y el trabajo que produces no es realmente exitoso.

Cuando trabajas en un solo proyecto, tu cerebro entiende la importancia de la tarea y se concentrará más en ella y la verá a fondo. Si intentas dividir tu cerebro entre diferentes tareas, tu cerebro empezará a pasar por alto la importancia de cada una de ellas y es posible que mezcles diferentes tareas.

Así que si quieres crear un trabajo sano y exitoso, debes centrarte en un proyecto y sólo en un proyecto.